sábado, 16 de julio de 2011

Sindrome del Planeta Equivocado...


Sentir que se vive en un lugar extraño donde sus habitantes son totalmente ajenos a lo entendido como normal, es la percepción del mundo de quienes padecen el Síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo cerebral caracterizado por la dificultad para relacionarse socialmente. Una limitación recompensada con otras virtudes que lo hacen muy especial.

Una de esas cualidades es el intenso interés que tienen hacia determinados temas. Su capacidad intelectual es igual o superior a la media sólo que ellos se enfocan en puntos específicos; por ejemplo en el arte, los cálculos matemáticos o la física, ámbitos que no requieren de interacción social. Poseen indestructibles niveles de concentración, les gusta todo perfectamente ordenado y tienen una memoria fotográfica.

Ellos se manejan mejor con la escritura, pues ésta no exige lenguaje corporal, su principal dificultad debida a la carencia de empatía, es decir, el saber comprender los estados emocionales ajenos. Puede que no entiendan el por qué de un ceño fruncido o una sonrisa, por ejemplo. Su increíble racionalidad los motiva a actuar como tal, con el sentido estricto de las palabras por eso les cuesta reconocer entre la ironía, el sarcasmo o la jerga.

Por su fascinación hacia ciertas ideas se convierten en expertos. Algunos desarrollan un extraordinario talento musical gracias a la sensibilidad de su oído o se especializan en algún instrumento específico. En su afán de mejorar nunca se aburren de hacer siempre lo mismo; les encanta hacerlo, podrían pasar horas resolviendo largas sumas u ordenando cosas.

Para la sociedad –que en su mayoría desconoce el trastorno- resulta extraño este tipo de comportamientos por lo cual excluyen a quienes lo padecen. Por tal razón, las personas con el síndrome de Asperger presentan problemas de ansiedad, depresión y agravamiento de conductas inadecuadas en medio de su confusión por no saber en qué se equivocan. Para ellos actuar de esa forma es lo normal, pues han tenido el síndrome toda su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada