sábado, 16 de julio de 2011

Ahora mi inocencia comienza a pesar en mí....


Siempre sumo a mis juegos, creatividad infinita

soledad adscrita a mi anatomía,

penumbra esplendida en la fragancia de mi plenitud,

y engalanada con guirnaldas de máxima sonrojes.

Inminencia en mi caminar,

torpe y solicito de luz armoniosa

y tranquila serenidad.

Alegre hasta en las mas infinitas y breves dichas,

descubriendo el mundo, con oscuridad sin recelo,

curiosidad mi compañera de esperanzas.

Mi corazón inocente y tierno,

ingenua criatura de mis ilusiones y deseos,

bello desván de pensamientos,

razón suficiente de mi inminencia.

Guerrera inalcanzable de resplandor inmortal,

con alas abiertas al cielo multicolor,

y llena de interna melancolía dispuesta a sollozar.

Condición de niña,

relegado por ser una ave inquieta,

observadora incesante del mundo,

lugar inmerso en la mas critica sabiduría.

Vida para llenar de letras,

y colores resplandecientes en mi alma,

aunque ocultas en mi presencia.

Espíritu engrandecido de libertad sin fin

y animas de infinita idiosincrasia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada