sábado, 16 de julio de 2011

Qué importa la sordera del oído cuando la mente oye, la verdadera sordera, la incurable sordera es la de la mente...


MI DISCAPACIDAD...

Mi discapacidad de amor.... porque sólo quiero a los que acepto... cuando debo

querer a todos.

Mi discapacidad de raciocinio... porque sólo entiendo lo que me conviene....

aunque la razón no me pertenezca.

Mi discapacidad de comunicación... porque creo que sólo lo mío es

importante... cuando hay tanto que escuchar.

Mi discapacidad de ver... porque sólo le presto atención a lo bello... aun

sabiendo que todo tiene su lado hermoso.

Mi discapacidad de creer... porque lo quiero al instante... sin siquiera tener

una esperanza.

Mi discapacidad a crecer... porque me aferro sólo a lo que tengo... aun

sabiendo que desprendiéndome de todo estoy en la ruta hacia la grandeza.

Mi discapacidad a bendecir al prójimo... porque me avergüenza que sepan que

tengo fe... aun sabiendo que cada vez que me lo dicen, me llena de energía

divina... ¡de vida!

Señor, ayúdame a superarme!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada